miércoles, 4 de mayo de 2011

Accidente Divino

By The Wolf

I have a dream...

Y un día se lo conté a Martin Luther "El negro" King y me cagó el discurso.

Pero como decía, yo tenia un sueño. Mi sueño era poder hacerle una joda a algún evangelista o testigo de Jehova que me tocase el timbre y poder boludearlo.

Que sueño mas triste...

En fin, la cosa es que quería hacerlo, lo tenia anotado en un papelito de cosas que tenia que hacer alguna vez antes de morir junto con "dejar a un ciego en medio de la 9 de julio y salir corriendo", "patearle el baston a una vieja" o "sacarle un dulce a un bebe".
Mas que una lista era un manual de instrucciones para irme al infierno.

Pero el problema es que nunca me jodian los evangelistas ni los testigos de Jehova, nunca me tocaban el timbre, no me llamaban, nada. Me sentía la novia de un estudiante de medicina en época de parciales.

Hoy estaba tranquilamente en mi madriguera, estudiando (o haciendo que estudiaba (para que carajo hago que estudio si vivo solo y nadie me ve? (si sigo abriendo paréntesis esto va a parecer una formula de Excel ( je, cagaron, me copo la idea)))) cuando de pronto suena el portero.

Pensando que era el Sr. Barriga que venia a cobrarme la renta (háganme acordar que tengo que pagar las expensas antes del 10), atendí con mi mejor voz de pocos amigos y mi mayor cara de orto (suponiendo que a través del portero eléctrico se va a notar mi cara) y a medida que me interlocutor me iba hablando, me empezaron a brillar los ojitos, se me formo una sonrisa maléfica en la cara, mi cuerpo empezó a segregar adrenalina, me crecieron los pelos, las manos se me empezaron a transformar en garras, y ahí me di cuenta que eran las 2 de la tarde y ni siquiera había luna llena, así que deje de flashearla.

Finalmente me había tocado. Era mi turno. Un grupo de inocentes humanos estaban tratando de salvar mi alma. Je... Ilusos...

Corderito Inocente: - Buenas Tardes señor, estuvimos conversando con sus vecinos y seguro que ud. cree que las personas buenas cuando mueren van al cielo.-
El lobo feroz: - No -
Corderito Inocente: - Ah, porque somos testigos de Jehova...-
El lobo feroz: - Disculpen, no se a donde se fue Jehova, no vi el accidente -

Y corte...

Por desgracia no volvieron a tocar el timbre, ya tenia un par de respuestas mas preparadas.
Pero finalmente se me dio y pude cumplir un sueño.

Ahora estoy sentado al lado del portero aguardando...




El afilador no sabe lo que le espera!

2 comentarios:

  1. Espero ansioso las anecdotas de ciegos abandonados en la 9 de Julio, maldito pecador xd

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJAJAJAJAAJA, muy bueno

    ResponderEliminar